En este momento hay 416 navegantes visitando el sitio.  
  
 
 
   
 
 
Estados Unidos, entre la protección y las cadenas de valor
"Desde la Argentina, los que estamos en el negocio agropecuario sufrimos la política de subsidios a los granos que rige en el mundo, sobre todo en el eje Estados Unidos-Unión Europea", explica quién recientemente fue invitado por el gobierno EE.UU. para conocer distintos aspectos del negocio de producción de alimentos de este país, en especial los relacionados con la cadena de la carne y de la soja.
 
   Al menos en Estados Unidos, donde fui invitado por su gobierno para conocer los distintos aspectos del negocio de producción de alimentos, la tendencia es que los programas de ayuda tiendan a disminuir en el tiempo, aunque es difícil imaginar que desaparezcan por completo.
   
   No obstante, el sistema en EE.UU. no es parejo para todos los productos. Por ejemplo, la carne vacuna casi no recibe subsidios, y están muy orgullosos de ello. Sienten que les da independencia de decisión respecto al gobierno, dicen que tienen un producto competitivo, muy aceptado por los norteamericanos (un 90% de la producción va al consumo interno) y con aprobación en otros mercados. Esto no implica que algunas organizaciones de productores no presionen al gobierno.
   
   En este momento el mercado ganadero está pasando por un ciclo de altísimos precios, donde los más beneficiados son los criadores, debido fundamentalmente a una fuerte reducción del stock. Y también en parte porque la frontera con Canadá está cerrada para el paso de hacienda en pie, lo que hace que la cantidad de animales para faenar sea aún más escasa y suban más los precios al productor.
   
   La industria, o parte de ella, dice que esto es un pésimo negocio a largo plazo para los productores, porque cuando el ciclo se revierta quizás la industria no esté en condiciones de absorber la mayor oferta, generando una caída de precios. Y el enojo es aún mayor porque no se ha prohibido la importación de carne sin hueso desde Canadá. Como ocurre en nuestro país, los "farmers" dicen que la industria es la que maneja los precios y la industria dice que su influencia es nula: contradicciones en un país que hace un culto del libre mercado.
   
   Precios informados
   
   Una diferencia importante con la Argentina es que no existen los mercados concentradores de hacienda; los precios se forman porque la industria debe informar al Departamento de Agricultura (USDA) los precios de las operaciones y así fija un precio orientativo por categoría.
   
   Tampoco existe un sistema de trazabilidad animal obligatorio, aunque se empieza a ver como una necesidad.
   
   Granos más subsidiados
   
   Los productores de granos son de los más subsidiados. Este sistema de es bastante complejo, pero en definitiva busca que el farmer tenga un determinado precio mínimo o precio objetivo definido por ley. Una pregunta que hice a varias personas es qué pasaría si los subsidios desaparecieran por completo para los granos.
   
   En general la respuesta es que, después de un período de "acomodamiento", la producción de granos no disminuiría demasiado o tal vez aumentaría. Esto está asociado a que en EE.UU., si bien se considera que hay unas 2 millones de empresas agropecuarias, la definición para ser considerado estadísticamente un productor es facturar más de 1000 dólares por año.
   
   Esto hace que sea un porcentaje bajo de empresas el que concentra la mayor parte de la producción; son las denominadas empresas comerciales (el resto son pequeñas empresas familiares, cuyos dueños suelen tener otro trabajo que complementa sus ingresos).
   
   Y es posible que la tendencia actual a la concentración del negocio en menos manos se profundice si esto ocurre. A la Argentina la ven, por ahora, como un competidor importante pero lejano; en general lo asocian con Brasil y Uruguay, como una región de peso en la producción de alimentos.
   
   Una ventaja que tienen sobre nosotros es la calidad de estadísticas que manejan y la importancia que le dan a que toda la información que sea pública. Esta información les ayuda a negociar mejor. El Tratado de Libre Comercio para las Américas (ALCA) lo ven como un acuerdo cuyas negociaciones van muy lentas por ahora. El énfasis está puesto en el Cafta, un tratado de libre comercio a punto de concretarse con varios países de América Central.
   
   Más allá de los subsidios, el negocio de commodities en EE.UU. tiene muchos aspectos comunes con lo que nos ocurre en la Argentina. Los productores son personas que aman lo que hacen y marcan un estilo de vida para ellos y sus hijos.
   
   Ciertos privilegios
   
   Las cadenas de valor luchan por integrarse pero no siempre tienen éxito. Cada sector intenta mantener ciertos privilegios, pero hay conciencia que debe buscarse una combinación ganar-ganar entre los eslabones.
   
   Los comentarios acerca de que los productores agropecuarios siempre se quejan por algo, son similares a los que se escuchan en ciertos ámbitos en nuestro país (una frase que escuché repetir dice que "si un productor no se está quejando es porque dejó de respirar"). El construir una mejor imagen ante la sociedad urbana es una tarea pendiente.
   
   También es común escuchar quejas contra el gobierno, adjudicándole responsabilidades por muchos de los males que afectan al negocio, y pocos méritos cuando algunos se solucionan.
Por Teo Zorraquin, coordinador Area de Economía de Aacrea.
 
 
 Ver también
 - Los subsidios distorsionan la actividad agropecuaria
 Por Manuel Alvarado Ledesma.
 - El rol de EE.UU. en el mercado mundial
 Por Ignacio Iriarte, Analista de mercados ganaderos.
 - Luces y sombras del algodón
 Por Ernesto Bolton, Presidente de la Cámara Algodonera Argentina,
 - Oportunidad en el comercio
 Por Martín Redrado, Secretario de Comercio Internacional.
 - Desde Marrakech a Doha
 Eduardo R. Ablin Embajador y experto en Negociaciones Internacionales.
 Ir al Foro de Mercados y Comercio
 

::: AgroParlamento.com es un emprendimiento de Puken :::
Humboldt 1924 6° (141) Buenos Aires, Argentina - TE 0054.11.4773.0440 / 4775.3175 - info@puken.com.ar